domingo, 25 de enero de 2015

Entrevistas para ContraPuntoTV de Juan José Dalton

Entrevistas con Horacio Castellanos Moya (Escritor) y Armando Flores (Político)


http://www.contrapunto.com.sv/videoprensa/otro-espacio/armando-flores-vamos-por-una-santa-tecla-mejor


http://www.contrapunto.com.sv/videoprensa/otro-espacio/armando-flores-vamos-por-una-santa-tecla-mejor

sábado, 24 de enero de 2015

Notas sobre la violencia en El Salvador / Para Proceso, MX

 http://www.proceso.com.mx/?p=393320

http://www.proceso.com.mx/?p=393965

jueves, 2 de octubre de 2014

EEUU inyecta cerca de 300 millones en El Salvador para el desarrollo


San Salvador (02-10-2014)
Por Juan José Dalton (EL PAÍS)
De fondo, un inmenso lienzo con la pintura del Arzobispo Oscar Arnulfo Romero, asesinado por escuadrones de la muerte de ultraderecha hace más de 30 años y para quien Roma ya ha iniciado los tramites para convertirlo en santo de la Iglesia Católica. Son los signos del tiempo que vive El Salvador. En la mesa de Casa Presidencial y frente a decenas invitados especiales y de la prensa están sentados antiguos enemigos. Por un lado, representantes de un gobierno izquierdista presidido por el ex comandante insurgente Salvador Sánchez Cerén. Por otro, funcionarios del organismo estadounidense Corporación Reto del Milenio (MCC, en inglés). Ambas partes suscribieron el martes un convenio llamado Fomilenio II, que servirá para el desarrollo de la zona costera de esta nación centroamericana.
La firmas corrieron a cargo del vicepresidente de operaciones de Convenios de la MCC, Kamram M. Khan, y por el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez. Y como testigos estuvieron el presidente Sánchez Cerén, y la embajadora de Estados Unidos en San Salvador, Maricarmen Aponte.
“Nos sentimos muy agradecidos con el gobierno de Estados Unidos por la confianza depositada en el gobierno de El Salvador y en la transparencia y la capacidad de nuestras instituciones”, apuntó Sánchez Cerén, al tiempo que recalcó que la suscripción del documento “es una clara muestra de las buenas relaciones entre ambos países, que nos proponemos seguir fortaleciendo”.
Agregó que este segundo convenio beneficiará directamente a unos 75 municipios de la zona costera con distintas inversiones, pero el impacto positivo alcanzará a todo el país. El llamado Fomilenio I, ejecutado en la zona norte de El Salvador entre 2004 y 2009, tuvo un monto de más de 400 millones de dólares, con los que se construyó la denominada carretera Longitudinal del Norte. El Fomilenio II incluye una donación por 277 millones de dólares de EEUU, a través de la MCC; mientras que El Salvador pone una contrapartida de 88.2 millones de dólares. Habrá mejoras en el terreno de educación, infraestructura y actividades productivas.
Antes de firmar el acuerdo Washington estuvo presionando al Estado salvadoreño para que aprobara leyes relativas al combate del narcotráfico y el lavado de dinero, sobre la política de compras del Estado y la ley de extinción de dominio a los delincuentes, entre otras. En su mayoría estas reformas ya han sido actualizadas.
"Este convenio representa un paso grande y hará una contribución significativa para el desarrollo de El Salvador", dijo por su parte el vicepresidente de la MCC, Kamran Kahn, quien agregó que de acuerdo a sus diagnósticos, El Salvador “ha demostrado un avance tangible y sostenible en la mejora del clima de inversión y la defensa del Estado de Derecho".
Poco antes de la firma de este millonario convenio, representantes opositores y del sector privado local, incluido el actual Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, criticaron duramente el gobierno con descalificaciones de incapaces y de estar dirigiendo al país hacia un Estado fallido. Sin embargo, el director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, aseguró que “definitivamente, nos alegra por los salvadoreños que van a verse beneficiados por este proyecto, este ejercicio ha llevado bastante tiempo y qué bueno que ha llegado a culminarse con la firma del compacto”.
“Más importante que los 277 millones de dólares, es el seguimiento que el Estado y, Estados Unidos como donante, deben darle a la libertad económica y a la democracia, porque eso es lo único que es permanente en el tiempo y debe garantizarle al país salir adelante. Acordémonos qué son 277 millones para cinco años… el gobierno administra cinco mil millones de dólares cada año y no ha cambiado la realidad del país, es decir, que el cambio no vendrá con los recursos: el cambio vendrá porque se dé una vigilancia de la democracia y la libertad económica”, reiteró el representante empresarial.