viernes, 19 de septiembre de 2014

Envían a prisión preventiva al expresidente de El Salvador

San Salvador (19-09-2014)
Por Juan José Dalton (EL PAÍS)
El expresidente salvadoreño Francisco Flores, de 54 años de edad y quien gobernó entre 1999 y 2004, está viviendo una pesadilla que quizás nunca imaginó. A partir de este viernes tendrá que dormir en una celda de la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil, donde esperará la sentencia de un tribunal que lo procesa por graves actos de corrupción y enfrenta hasta 25 años de prisión si resulta culpable.
Después de una espera de casi 48 horas desde que la Cámara Primera de lo Penal revocara la decisión de un juez de instrucción, Levis Italmir Orellana, de otorgarle cárcel domiciliar, Flores fue trasladado a su nueva morada, totalmente diferente a su cómoda residencia en la exclusiva colonia San Benito, al norte de San Salvador. Analistas y políticos locales consideraron lo ordenado por el sistema judicial como "hecho histórico" y sin precedentes en los últimos 50 años.
Decenas de periodistas, fotógrafos y camarógrafos de la prensa nacional e internacional lograron ver cómo el exmandatario fue sacado de su casa por agentes especiales y con esposas puestas. Sin embargo, Flores caminó pausadamente y con el rosto tranquilo. No pronunció palabras pese a la insistencia de los reporteros.
La Fiscalía General de la República le atribuye tres delitos comprobados, según sus investigaciones: peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia a terceros. “Revisando las leyes, solo por peculado y por enriquecimiento ilícito, el expresidente podría ser condenado, si resulta culpable en el juicio, a entre 15 y 25 años de cárcel”, apuntó el abogado salvadoreño Antonio Hernández.
Organizaciones sociales como la Fundación para el Estudio y la Aplicación del Derecho y la Iniciativa Social para la Democracia, así como políticos adversarios de Flores, que pertenece al derechista partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), están presionando para que el expresidente sea procesado por el delito de lavado de dinero, penas que oscilan entre 5 y 15 años de cárcel. Sin embargo, el fiscal Luis Martínez aseguró que no hay pruebas aún para confirmar dicho delito.
Uno de los fundadores de ARENA, Mario Acosta Oertel, recomendó a este partido derechista que expulsara a Flores de sus filas, “o en el mejor de los casos, que Flores renuncie voluntariamente”. El expresidente actuó en las presidenciales pasadas como asesor principal del candidato perdedor: Norman Quijano, actual alcalde de San Salvador y candidato para el mismo puesto en las elecciones de marzo venidero.
La Cámara Primera de lo Penal decidió revocar el arresto domiciliar, en respuesta al recurso de apelación promovido por la Fiscalía General de la República y las organizaciones querellantes, además, porque consideró que Flores podría evadir la justicia como lo hizo durante cuatro meses antes de que de entregara a las autoridades judiciales el pasado 5 de septiembre.
Flores se convierte así en el primer presidente de la posguerra que pisará una celda por señalamientos de graves delitos de corrupción. Según una Comisión Especial Legislativa, el exmandatario Flores sería responsable del extravío de al menos 70 millones de dólares en donativos y préstamos provenientes de Taiwán, que no habrían llegado a los proyectos a los que estaban destinados, entre ellos la reconstrucción de los desastres ocasionados por los terremotos de enero y febrero de 2001.

 https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=1695723145511064674#editor/target=post;postID=1660009150449493275

jueves, 18 de septiembre de 2014

El expresidente salvadoreño Flores, a prisión a la espera de sentencia

San Salvador (18-09-2014)
Por Juan José Dalton (El País)
La capital salvadoreña amaneció este jueves revuelta: las redes sociales anunciaban la decisión de la Cámara Primera de lo Penal de San Salvador de suspender el arresto domiciliar del que gozaba el expresidente Francisco Flores, de 54 años, y ponerlo bajo arresto en una dependencia oficial, un hecho que no tiene antecedentes en el último medio siglo. Flores, que gobernó de 1999 a 2001, está procesado por peculado, enriquecimiento ilícito y delitos de corrupción.
Desde horas tempranas de este jueves unidades especiales de la policía redoblaron la vigilancia en los alrededores del domicilio de Flores, ubicado en la exclusiva colonia San Benito, al norte de San Salvador. Decenas de periodistas, camarógrafos y fotógrafos de medios locales e internacionales esperaron vanamente la salida del exmandatario. Sólo fue posible observar la entrada de familiares del acusado y la de sus abogados. El traslado del exmandatario podría ser el viernes, puesto que todas las partes han sido notificadas de la decisión de la Cámara de lo Penal.
El arresto domiciliar había sido declarado por el juzgado Primero de Instrucción, el pasado 5 de septiembre, mientras se realizara el proceso legal en su contra. Sin embargo, tras recursos presentados por la Fiscalía General, la cámara superior revocó la decisión del juez Levis Italmir Orellana y ordenó el traslado de Flores a una celda policial o a un penal del sistema carcelario.
Francisco Flores es acusado de haberse apropiado de millonarios montos de donaciones del gobierno de Taiwán. Según la investigación fiscal, el monto que se le ha detectado hasta el momento es de 15 millones de dólares que eran destinados a cubrir emergencias de los terremotos de enero y febrero de 2001. Estos fondos no ingresaron a las arcas del Estado y habrían hecho un recorrido desde Costa Rica, pasando por Estados Unidos, hasta llegar a Bahamas, donde finalmente se perdieron.
De momento se ha detectado un desvío de 15 millones de dólares donados por Taiwan para paliar los daños de los terremotos de 2001
El parlamento salvadoreño hizo una investigación ad hoc y según el diputado Guillermo Gallegos, Flores se habría apropiado de unos 100 millones de dólares, entre donaciones y préstamos que Taiwán habría dado a El Salvador entre 1999 y 2004.
Un importante grupo de líderes de la sociedad civil, entre ellos Ramón Villalta, director de la Iniciativa Social para la Democracia (ISD), exigió a la justicia salvadoreña que se investigue el delito de lavado de dinero que habría cometido el exmandatario Flores. Sin embargo, el fiscal general Luis Martínez aseguró en días pasados que tal delito no se ha comprobado, pero no descartó su indagación.

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/09/19/actualidad/1411089534_394890.html

viernes, 5 de septiembre de 2014

Un juez dicta arresto domiciliario al expresidente de El Salvador

San Salvador (05-09-2014)
Por Juan José Dalton (EL PAÍS)
Visiblemente más delgado que la última vez que se le vio en enero pasado y con mucha calma, el expresidente salvadoreño Francisco Flores se presentó este viernes a un tribunal especializado de San Salvador, donde fue notificado de la acusación de corrupción por parte de la Fiscalía General. El juez del caso, Levis Italmir Orellana, le dictó arresto domiciliario mientras se realiza la instrucción judicial.
En medio de una trifulca formada por reporteros, fotógrafos y cámaras y con un grupo de Reacción Especial de la policía abriéndole paso, el exmandatario que gobernó entre 1999 y 2004 solo alcanzó a decir: “vine a los tribunales voluntariamente en cumplimiento de la ley”. Flores fue subido de un empujón al vehículo policial para ser llevado a su domicilio en la exclusiva zona de San Benito, al norte de la capital.
En las afueras del tribunal, con pancartas y altoparlantes un grupo de manifestantes de organizaciones civiles y populares coreaban: "¡Flores ladrón de cuello banco! ¡A la cárcel!"
El arresto domiciliario estará vigente mientras evoluciona la fase de instrucción, en la que la parte acusadora puede ampliar sus investigaciones, de acuerdo a lo que explicó brevemente el fiscal Tobías Menjívar.
Flores, quien llevaba más de tres meses prófugo y era requerido por la Interpol, es acusado de peculado, desobediencia y enriquecimiento ilícito. De acuerdo a investigaciones fiscales durante el período que Flores gobernó, habría cometido graves delitos como apropiarse de donaciones que Taiwán hizo a El Salvador para sufragar emergencias ante desastres naturales.
Las denuncias de los delitos las hizo el expresidente Mauricio Funes desde octubre de 2013, pero fue hasta mayo pasado que la Fiscalía General de la República (FGR) ordenó su captura y persecución internacional a través de la Policía Internacional (Interpol). El expresidente Funes, quien terminó su mandato el 1 de junio del presente año, dio a conocer un reporte de operaciones sospechosas del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, en el que se vinculaba a Francisco Flores con cheques personales que Taiwán le había otorgado de manera personal. Esos desembolsos sumaban diez millones de dólares.
Investigaciones vigentes realizadas por la Asamblea Legislativa indican que Flores se podría haber apropiado de hasta 100 millones de dólares de donaciones y préstamos de Taiwán. El parlamento salvadoreño estima que el exmandatario, que es miembro prominente del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), habría cometido también el delito de lavado de dinero, pero el fiscal general Luis Martínez ha aclarado que aún no hay pruebas de ese delito.
La decisión del arresto domiciliario de Flores no ha caído en gracia para el Gobierno ni para los sectores sociales. El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Lara, lamentó la decisión del juez Orellana al considerar que Flores estuvo prófugo por varios meses. La abogada querellante, Bertha de León, de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), criticó duramente la decisión del juez y aseveró que la apelarán para que el expresidente vaya a presidio por la gravedad de sus delitos.
El dirigente del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), Ernesto Muyshondt, exigió que se lleve adelante un debido proceso judicial y que el caso deje de ser "politizado". Analistas de derecha están convencidos de que la izquierda, en este caso el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) tomaron el caso Flores para usarlo en la campaña electoral en la que triunfó el actual presidente, el exjefe guerrillero Salvador Sánchez Cerén.

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/09/06/actualidad/1409957427_928457.html