jueves, 2 de octubre de 2014

EEUU inyecta cerca de 300 millones en El Salvador para el desarrollo


San Salvador (02-10-2014)
Por Juan José Dalton (EL PAÍS)
De fondo, un inmenso lienzo con la pintura del Arzobispo Oscar Arnulfo Romero, asesinado por escuadrones de la muerte de ultraderecha hace más de 30 años y para quien Roma ya ha iniciado los tramites para convertirlo en santo de la Iglesia Católica. Son los signos del tiempo que vive El Salvador. En la mesa de Casa Presidencial y frente a decenas invitados especiales y de la prensa están sentados antiguos enemigos. Por un lado, representantes de un gobierno izquierdista presidido por el ex comandante insurgente Salvador Sánchez Cerén. Por otro, funcionarios del organismo estadounidense Corporación Reto del Milenio (MCC, en inglés). Ambas partes suscribieron el martes un convenio llamado Fomilenio II, que servirá para el desarrollo de la zona costera de esta nación centroamericana.
La firmas corrieron a cargo del vicepresidente de operaciones de Convenios de la MCC, Kamram M. Khan, y por el ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez. Y como testigos estuvieron el presidente Sánchez Cerén, y la embajadora de Estados Unidos en San Salvador, Maricarmen Aponte.
“Nos sentimos muy agradecidos con el gobierno de Estados Unidos por la confianza depositada en el gobierno de El Salvador y en la transparencia y la capacidad de nuestras instituciones”, apuntó Sánchez Cerén, al tiempo que recalcó que la suscripción del documento “es una clara muestra de las buenas relaciones entre ambos países, que nos proponemos seguir fortaleciendo”.
Agregó que este segundo convenio beneficiará directamente a unos 75 municipios de la zona costera con distintas inversiones, pero el impacto positivo alcanzará a todo el país. El llamado Fomilenio I, ejecutado en la zona norte de El Salvador entre 2004 y 2009, tuvo un monto de más de 400 millones de dólares, con los que se construyó la denominada carretera Longitudinal del Norte. El Fomilenio II incluye una donación por 277 millones de dólares de EEUU, a través de la MCC; mientras que El Salvador pone una contrapartida de 88.2 millones de dólares. Habrá mejoras en el terreno de educación, infraestructura y actividades productivas.
Antes de firmar el acuerdo Washington estuvo presionando al Estado salvadoreño para que aprobara leyes relativas al combate del narcotráfico y el lavado de dinero, sobre la política de compras del Estado y la ley de extinción de dominio a los delincuentes, entre otras. En su mayoría estas reformas ya han sido actualizadas.
"Este convenio representa un paso grande y hará una contribución significativa para el desarrollo de El Salvador", dijo por su parte el vicepresidente de la MCC, Kamran Kahn, quien agregó que de acuerdo a sus diagnósticos, El Salvador “ha demostrado un avance tangible y sostenible en la mejora del clima de inversión y la defensa del Estado de Derecho".
Poco antes de la firma de este millonario convenio, representantes opositores y del sector privado local, incluido el actual Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, criticaron duramente el gobierno con descalificaciones de incapaces y de estar dirigiendo al país hacia un Estado fallido. Sin embargo, el director ejecutivo de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, aseguró que “definitivamente, nos alegra por los salvadoreños que van a verse beneficiados por este proyecto, este ejercicio ha llevado bastante tiempo y qué bueno que ha llegado a culminarse con la firma del compacto”.
“Más importante que los 277 millones de dólares, es el seguimiento que el Estado y, Estados Unidos como donante, deben darle a la libertad económica y a la democracia, porque eso es lo único que es permanente en el tiempo y debe garantizarle al país salir adelante. Acordémonos qué son 277 millones para cinco años… el gobierno administra cinco mil millones de dólares cada año y no ha cambiado la realidad del país, es decir, que el cambio no vendrá con los recursos: el cambio vendrá porque se dé una vigilancia de la democracia y la libertad económica”, reiteró el representante empresarial.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Gobierno, empresarios e iglesias unidos contra la violencia en El Salvador

San Salvador (29-09-2014)
Por Juan José Dalton (EL PAÍS)
En El Salvador, tres personas fueron asesinadas con arma de fuego al filo de este mediodía. Una las víctimas era un policía que estaba de licencia: fue a un cajero automático para sacar parte de su salario y sus victimarios le persiguieron, le dispararon y le robaron el dinero. A diario fallecen entre 10 y 12 personas de esa forma inclemente. Este lunes, el presidente Salvador Sánchez Cerén presentó el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia (CNSCC), un espacio integrado por múltiples sectores sociales. Su objetivo es proponer acciones concretas, de toda índole, que contribuyan a frenar y minimizar la violencia y la criminalidad imparable que sufre este pequeña nación.
"Esta iniciativa pretende reforzar la cohesión social, incrementar la confianza entre la ciudadanía para prevenir la violencia e influir de forma positiva en la calidad y competencia de las instituciones para mejorar los sistemas de justicia y la aplicación de la ley", aseguró Sánchez Cerén en su discurso de lanzamiento del CNSCC. El Consejo estará integrado por representantes del sector empresarial, iglesias, municipios —a través de la Corporación de Municipalidades de la República de El Salvador (COMURES)—, partidos políticos, personas con capacidad y experiencia en el tema de seguridad, medios de comunicación, titulares o representantes de distintas carteras del Estado y la Fiscalía General de la República (FGR).
El presidente reconoce que esta realidad no es nueva, sino que se profundiza con el tiempo. "En las últimas décadas nuestra historia ha estado impactada por la violencia. Según estudios realizados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) a partir de las cifras proporcionadas por la Policía Nacional Civil (PNC), la tasa de homicidios promedio en la última década es de 56,6 por cada 100.000 habitantes", apuntó el exguerrillero. Pero no es sólo el tema de los homicidios, sino la proliferación de otros graves delitos, como el de la extorsión, que hace perder a los medianos y pequeños empresarios hasta 50 millones de dólares anuales por los pagos de la llamada renta a los pandilleros de las temibles maras.
El PNUD integra, junto a las oficinas de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE), una llamada Secretaría Técnica, que coordinará debates y discusiones para establecer los planes que el gobierno tendrá que ejecutar, así como los que le correspondan a otras instancias del Estado y organizaciones no gubernamentales.
La tasa de homicidios en la última década es de 56,6 por cada 100.000 habitantes
Roberto Valent, del PNUD, explicó que el nuevo organismo es "un mecanismo de asesoría para la coordinación e impulso de la acción colectiva". Su función, continúa, es "resolver la problemática de la inseguridad, la violencia y la criminalidad en el país. Se propone desencadenar energías, activar voluntades, apoyar la identificación y acompañar la coordinación de acciones prioritarias y urgentes, orientadas a remover de forma sostenible y permanente las causas y los efectos de la violencia en las comunidades".
También hay sectores críticos hacia el nuevo proyecto. Carlos Reyes Dheming, excoronel y diputado del partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), advirtió: "Hay que tener cuidado que esto no se use como una herramienta propagandística del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ya que sale en un momento cercano a las elecciones [de diputados y alcaldes, en marzo de 2015]. Tampoco esto debe significar que se le está cediendo al CNSCC la responsabilidad de diseñar políticas de seguridad o se le quiera señalar como culpable si todo sale mal".
Por su parte, el obispo auxiliar de San Salvador, Gregorio Rosa Chávez, en nombre de empresarios, religiosos y profesionales que integran el organismo, dijo que habían decidido "integrar este consejo como una instancia plural, permanente, autónoma e inclusiva de diálogo y concertación. Nuestro propósito es responder al problema de la inseguridad ciudadana y la violencia en el país y al clamor de la población por soluciones urgentes y sostenibles".
Monseñor Rosa Chávez recordó finalmente que El Salvador ha sido un ejemplo para el mundo, por ser capaz de dialogar y encontrar el camino para poner fin a un conflicto armado a través de la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992, y que por lo tanto, la sociedad se debe poner de acuerdo para combatir definitivamente la violencia, sus causas y sus consecuencias.

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/09/30/actualidad/1412043144_532654.html

jueves, 25 de septiembre de 2014

El Salvador suma casi 30.000 afectados por el virus chikungunya

San Salvador (24-09-2014)
Por Juan José Dalton (EL PAÍS)
La epidemia del Chikungunya ha infectado, desde que se descubrió su presencia en junio pasado, a más de 29.000 salvadoreños aseguró el viceministro de Salud de esta nación centroamericana, Eduardo Espinoza, quien sin embargo aclaró que no se ha registrado ningún fallecido por este virus. Pero la enfermedad corre a gran velocidad. La semana pasada el registro epidemiológico fue de 22.000 infestados.
“Del total de 29.704 con fiebre del chikungunya, 17.860 se reportan en San Salvador, es decir, más del 60%. Le siguen los departamentos o provincias de La Libertad, San Vicente y Sonsonate” agregó el funcionario. Añadió que el Gobierno gastará en el combate del dengue y en el chikungunya un total de 30 millones de dólares.
Espinoza explicó que las zonas más afectadas son de gran concentración habitacional, pero también de mayor concentración del vector, es decir, la mayor concentración de zancudos Aedes Aegyptis, transmisor tanto de la fiebre chikungunya como del dengue. El nombre de la epidemia es tan raro como sonoro, lo cual le ha valido una cumbia que le ha dedicado por un músico popular, Vladimir López, artísticamente conocido como Don Vladi, compositor e intérprete bachatas, salsa, sones y cumbias.
El mosquito o zancudo por el cual se juntan dos epidemias que tiene abarrotados los hospitales nacionales, los del Seguro Social, las clínicas comunales y hasta algunos centros privados. En El Salvador no se han reportado fallecimientos por el virus del chikungunya. En contraste, cuatro han fallecido por dengue. En lo que va de año se han registrado 41.532 sospechosos de dengue. En 2013 murió solo una persona de esta enfermedad.
Espinoza explicó que la tasa de ataque de chikungunya es superior a la del Dengue porque la chikungunya es la primera vez que se da en el país y eso hace que toda la población esté absolutamente susceptible; no hay inmunidad subyacente. “Cualquier persona que tenga contacto con el virus a través del vector, inmediatamente se enferma. Por eso tenemos esta tasa de ataque que es superior al 65%”, añadió el funcionario, un médico que sirvió durante la guerra civil (1980-1992) en las filas guerrilleras.
El Ministerio de Salud (Minsal), según Espinoza, ha tomado en El Salvador las mismas medidas para combatir el chikungunya y el dengue; no hay tratamiento específico, y las vacunas están aún en fase experimental. En la actualidad hay un esfuerzo grande de fumigación y de destrucción de los posibles criaderos de zancudos en las zonas más afectadas, que culminará con una Jornada Nacional Contra el Dengue de cuatro días de duración a mediados de octubre.
El gobierno salvadoreño ha gastado alrededor de 10 millones de dólares en el combate del chikungunya, especialmente en las acciones para la fumigación y destrucción de criaderos de zancudos, así como los costos de consulta en el primer nivel, red hospitalaria y unidades de cuidados intensivos en casos complicados informó el Minsal.
Otros 17 millones de dólares adicionales se han invertido en el dengue. A esto debe sumarse el costo de cada una de las Jornadas Nacionales contra el dengue que es de un millón de dólares, por jornada, por lo que los costos combinados del combate contra el dengue y la también llamada Fiebre Chik, no son inferiores a 30 millones de dólares.
En esta jornada intensiva, el total de viviendas a fumigar solo en el área metropolitana de San Salvador será de 126.088 viviendas a razón de tres ciclos por vivienda es decir, 378.264 fumigaciones-vivienda, a un ritmo de 30.000 viviendas diarias. Para ello se han creado brigadas con sanitarios, activistas de organismos no gubernamentales, soldados y policías.